NOTICIAS

loading...

viernes, 4 de mayo de 2018

MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA

¿Qué es?

El catéter Port-A-Cath es un catéter subcutáneo que posee un dispositivo interno permanente de titanio, colocado bajo la piel y unido a un vaso sanguíneo (generalmente a una de las venas cervicotorácicas, que son la yugular, la subclavia y la cefálica) por un catéter de poliuretano o silicona que llega hasta la aurícula derecha. 

MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014

Mediante agujas Gripper se administra medicación o se extraen muestras de sangre del paciente que lleva este catéter, puncionando en el centro del reservorio:MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014
Modo de colocación de una aguja Gripper en un catéter Port-A-Cath;partes de una aguja Gripper

Este catéter se coloca cuando se necesita acceder al sistema venoso para administrar quimioterapia, sangre, medicamentos...
Es más recomendable para niños, ya que al ser interno no hay riesgo de que se lo retiren o lo contaminen. Además, el uso de catéteres venosos de larga duración en estos pacientes es mucho mejor para la administración de la medicación, porque si se tiene que estar puncionando frecuentemente puede llegar a complicarse el sistema venoso periférico y se tendría que interrumpir el tratamiento.

VentajasInconvenientes
  • Preserva las vías periféricas, ya que se dispone de una vía venosa permanente.
  • Disminuye el sufrimiento del enfermo.
  • Mayor libertad de movimiento.
  • Permite administrar fármacos agresivos con menor riesgo.
  • Permite la administracción de quimioterapia en infusión continua, nutrición parenteral en domicilio y extracciones sanguíneas.
  • Hay menor riesgo de infecciones en vías venosas periféricas por punciones y por consecuencia del efecto irritativo de los quimioterápicos.
  • Es una técnica quirúrgica.
  • Precisa adiestramiento específico para su manejo.
  • Se puede producir una alteración de la imagen corporal
  • Las complicaciones pueden ser graves, como una trombosis venosa, un rechazo del implante, neumotórax, arritmias...


OBJETIVOS: 

-Proporcionar conocimientos básicos necesarios y así minimizar el riesgo de infecciones, además de disminuir considerablemente el estrés del paciente y el profesional a la hora de abordar esta técnica.

-Proporcionar al paciente una vía de acceso venoso rápida y segura.

-Evitar la punción de vías periféricas que aumentarían el riesgo de flebitis.

-Disminuir el riesgo de extravasación de citostáticos
(rotura de la vena, y como consecuencia de ello la quimioterapia se puede ir por los tejidos próximos a la vena, produciéndose la lisis de células sanas).

-Aumentar la comodidad del paciente.



INTERVENCIONES DE ENFERMERÍA


-MÉTODO:
La colocación del catéter Port-A-Cath la realiza el médico en una intervención quirúrgica, pero la administración de medicación, el mantenimiento y cuidado del dispositivo la realizan las enfermeras/os (técnica de punción y sellado de un Port-A-Cath).La técnica de punción de la aguja Gripper en el reservorio es estéril, por lo tanto se hará con guantes estériles y se creará un campo estéril donde se colocarán los materiales que se van a usar.
Se limpia la zona con solución yodada o con clorhexidina y se seca. Luego se palpa para localizar el dispositivo yla membrana central, se inmoviliza con la mano no dominante y se inserta la aguja (previamente purgada con suero fisiológico) en la membrana, situada en el centro del reservorio, perpendicularmente hasta dar con el borde metálico (es recomendable no puncionar en sitios donde ya lo ha sido antes para evitar la necrosis de la piel). Después se quita el tapón obturador y se declampa* (se abre la pinza) para aspirar sangre con una jeringa colocada en la parte distal del adaptador y comprobar que es permeable.Tras este paso, se clampa* (se cierra la pinza) de nuevo y se cambia la jeringa con sangre por una con 10 ml de suero fisiológico al 0.9% para lavar el sistema.

MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014

El siguiente paso es administrar la medicación, en el caso de que se le vaya a introducir:

- se clampa el adaptador
- se cambia la jeringa que tenía el suero y que ya se ha suministrado por una con el tratamiento,
- se desclampa y se introduce.
- se vuelve a clampar y se cambia de jeringa por una con suero fisiológico para lavar y se desclampa;
- tras introducirse, se vuelve a clampar y se cambia la jeringa por una con 5 ml de heparina sódica,
- se desclampa y se administra (sellado),
- se deja el adaptador clampado, se retira la última jeringa y se coloca ya el obutrador.

Si se le va a administrar al niño quimioterapia, después de aspirar la sangre y lavar con SF se clampa el sistema, se cambia la jeringa última por un infusor con la quimioterapia y se deja el sistema desclampado.
MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014

Infusor

En el caso de que el niño venga ya con la aguja puesta pero sin medicación, se quita el obturador, se desclampa el sistema, se aspira sangre para quitar los restos de heparina que puedan quedar en el catéter de la última vez que se selló, se lava con suero fisiológico y, o se suministra la medicación si es el caso y se lava con suero y se sella con heparina, o si no lo es, se lava y se sella directamente después de aspirar. Si a lo que viene es a quitarse el infusor, se clampa el sistema, se retira el infusor, se coloca una jeringa con 10 ml de suero, se desclampa y se lava, se vuelve a clampar y se cambia la jeringa anterior por una con 5ml de heparina sódica para sellar. Tras ello, se clampa de nuevo el sistema, se retira la jeringa y se coloca el obturador. Aquí no hace falta que se aspire sangre porque en el catéter sólo habrán restos de medicación y no es perjudicial para el niño.
Un dato importante es que siempre hay que lavar entre medicación y medicación y sellar (suero fisiológico + heparina sódica)después de la última.
Si sólo se va a realizar limpieza del catéter se aspira sangre y se realiza la técnica del sellado, tanto si se le ha tenido que colocar la aguja de Gripper como si ya la llevaba puesta. En el primer caso, tras realizar el sellado se clamparía el sistema y dejando la jeringa vacía con la que se ha puesto la heparina sódica en el adaptador o poniendo el tapón obturador, se retiraría la aguja. En el segundo, se clampa, se saca la jeringa y se coloca el obturador.

Si el sistema no se usa durante un largo plazo de tiempo, hay que realizar un mantenimiento (sellado) para limpiar el catéter una vez al mes como mínimo, si sí se usa continuamente se debe hacer siempre después de administrar medicación.


Aguja de Gripper
*Clampar: obstruir o interrumpir la luz del catéter con una pinza.

-CAMBIO DE AGUJA:
Si se va a estar administrando continuamente medicación, se deja la aguja de Gripper o aguja Huber. Se coloca una gasa estéril debajo de ella para que no roce con la piel y produzca erosiones, y un apósito estéril trasparente o de gasa, que se retirará cada 3 o 4 días si es del trasparente o cada 48 horas si es del segundo. La aguja se retirará en niños en un período de tiempo de entre 96 horas y 7 días mínimo y se colocará otra. Si no se usa durante un largo plazo de tiempo el catéter, se retira suavemente la aguja después del sellado y clampado del sistema, sujetando a la vez el reservorio a través de la piel.

MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014

-TÉCNICA PARA EXTRACCIÓN DE SANGRE:

Se coloca al paciente en posición decúbito supino, con la cabeza girada hacia el lado opuesto donde está implantado su reservorio. Esta técnica es estéril, por lo tanto se realizará en un campo estéril, con guantes y materiales estériles.
Se purga el sistema (desclampado) con suero fisiológico previamente a quela aguja de Gripper con la alargadera o adaptador sea colocada en el reservorio. Se clampa y se realiza la técnica de punción anteriormente explicada. Cuando ya se ha insertado la aguja se desclampa del sistema y se aspira con una jeringa 5-10 ml de sangre para ver si es permeable y se aspira con la misma jeringa sangre para comprobar la permeabilidad. Se clampa y se desecha esa primera muestra. Se pone una nueva jeringa, se desclampa y se extrae la cantidad de sangre que se desee. Al acabar, clampar, sacar la jeringa con la muestra y realizar el sellado, lavando con suero e introduciendo los 5 ml de heparina sódica con el alargador desclampado; y colocar el obturador. Si se va a retirar ya la aguja, se realiza tal y como se ha explicado en el apartado anterior, sise deja, se coloca una gasa debajo y un apósito encima de la aguja.

OBSERVACIONES (cosas a tener en cuenta):

-El manejo del catéter Port-A-Cath debe hacerse siempre en las mayores condiciones de esterilidad posibles, por ello es imprescindible utilizar materiales estériles. Además, antes de ponerse los guantes la enfermera/o debe lavarse adecuadamente las manos.

-Siempre hay que mantener ante todo la privacidad del niño o adolescente al que se va a tratar, informar del procedimiento tanto a él como a sus padres o tutores legales y pedir su colaboración para ello.

-Hay que valorar cómo está la zona donde se encuentra el dispositivo puesto, para ver si está enrojecido, si hay enema, ulceración... Por eso es más recomendable usar apósitos trasparentes cuando se le va a dejar la aguja de Gripper, para valorar continuamente la zona.

-Es aconsejable tener todo el material preparado antes de empezar el procedimiento.

-Antes de poner por primera vez la aguja de Gripper, hay que purgarla y lavar la zona del dispositivo con yodo o con clorhexidina. Y cuando ya está puesta de otras veces, lavar con suero el catéter después de haber aspirarado para comprobar el reflujo de sangre previamente, a no ser que se le quite un infusor, en ese caso se puede lavar directamente.

-Si al paciente ya no se le suministra medicación pero sigue llevando el catéter, hay que lavárselo y sellárselo mínimo una vez al mes.

-Siempre, entre medicación y medicación, hay que lavar el catéter con suero fisiológico; y después de la última medicación se debe sellar con suero y 5 ml de heparina sódica.

-Nunca hay que inyectar líquidos a través del reservorio con jeringas de menos de 10 ml, porque se pueden producir fisuras en la silicona de la cámara.

-Siempre, pero en especial en las primeras horas después de implantar el catéter, los profesionales de enfermería deben vigilar cómo va la evolución tras la operación de inserción para evitar complicaciones asociadas a éste.

-Todas las actuaciones que se realicen deben anotarse en la gráfica, como la fecha de implante, número de catéter.. para así poder realizar los cuidados necesarios y hacer un seguimiento común del Port-A-Cath.
MANEJO DEL CATÉTER PORT-A-CATH POR ENFERMERÍA EN LA UNIDAD DE PEDIATRIA - enfermeria1014

No hay comentarios:

Publicar un comentario