loading...

lunes, 21 de diciembre de 2020

Como debe ser un colchon para bebe

 Escoger el colchón de cuna del bebé es una tarea que muchos padres no se fijan o no se tiene en cuenta pero el descanso es una cosa fundamental en las primeras etapas de la vida de las personas. 

Pero, ¿Cómo debe ser un colchón para bebé? Hay 2 aspectos fundamentales: primero, que el colchón ofrezca seguridad a tu hijo (evitando el riesgo de muerte súbita, problemas de columna o riesgo de contraer alergias) y, segundo, que sea un colchón de cuna confortable, que permita al pequeño descansar correctamente, lo más recomendado es un colchón para cuna de latex pero veremos algunas pautas a seguir.

 Lo cierto es que existe un tipo de colchón para cada tipo de cuerpo, ya que no es lo mismo comprar un colchón de cuna para el cuerpo delicado de un bebé que hacerlo para un niño más mayorcito.



Pautas para elegir el mejor colchón de cuna

- Que sea firme, confortable. Expertos en pediatría afirman que para evitar la muerte súbita y los reflujos durante su descanso es muy importante que tu bebé duerma en un colchón firme, que impida la posibilidad de hundirse en él.

- Medidas exactas: A la hora de comprar un colchón de cuna, procura elegir el que se ajuste perfectamente a las medidas de tu cuna. No deberían quedar espacios alrededor de este, pues podría provocar que el bebé duerma con parte del cuerpo fuera del colchón, ni debería ser demasiado grande pues en ese caso se levantaría por los laterales y podría hacer que tu bebé no durmiese en posición óptima.

- Material de calidad: El material con el que se confeccionan los colchones infantiles es muy variado: fibra de coco (antihumedad y transpirable), viscoelástica (se adapta a la forma del cuerpo y recupera la forma original), de látex 100% natural o látex (más duro que el natural), de diferentes tipos de espuma con aireación, de gel (no se altera con los cambios de temperatura) y de soya, (ecológico, hipoalergénico y transpirable).

- Máxima protección: Un buen colchón de cuna debería, en primer lugar, proteger completamente a tu bebé contra los ácaros, hongos y bacterias. Y, por otro lado, asegurar la máxima protección contra la suciedad y la humedad. Puesto que pasará muchas horas en él, cualquier gotita o mancha podría introducirse en el colchón y hacer que perdiera sus principales cualidades. Además es recomendable que lo protejas adicionalmente con una funda y un protector de colchón específicos: compuesto por material hipoalergénico, impermeable y altamente transpirable. 


Conforme el niño vaya creciendo y haciéndose mayor hay que incrementar el nivel de bienestar del niño y evitar los problemas de sueño. En la franja de los 3 a los 10 años, el colchón debe ser firme y confortable, permitir libertad de movimientos y cambios de postura y con tratamiento anti-ácaros. El nivel de firmeza del colchón dependerá del peso del niño.

 Elige su colchón de cuna siguiendo nuestros consejos y garantiza un descanso reparador tanto para tu peque como para ti y tu pareja. ¡Y a dormir toda la noche! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

loading...