loading...

jueves, 17 de diciembre de 2020

Guía de buenas prácticas para un correcto uso de la clorhexidina en boca

La creciente importancia que para la población en general está adquiriendo el cuidado de la boca y el hecho de que sea más fácil introducir hábitos en la vida de las personas desde la edad infantil hasta la adulta ha hecho que los odontólogos e higienistas dentales introduzcan desde bien pronto los colutorios como parte de un tratamiento médico para el cuidado de la boca ya que la caries dental es una enfermedad frecuente en los niños, que crea problemas serios en adultos y plantea un problema socio-sanitario importante.

De entre todos los colutorios existentes el más conocido y utilizado es la clorhexidina. La clorhexidina es un producto desinfectante que ayuda a eliminar las bacterias de la boca y evita que vuelvan a aparecer.

El enjuague con clorhexidina es uno de los colutorios más prescritos por los odontólogos e higienistas dentales dentro de la actividad diaria con los pacientes dentro del gabinete dental.

Es extremadamente sencillo adquirir un colutorio con clorhexidina, en la gran mayoría de los casos es una producto de libre disposición y sin receta médica en farmacias y supermercados. 

¿Cuando se receta el uso de la clorhexidina?

- En procesos dentales en los que puede existir riesgo de infecciones.

- En las Cirugías y Extracciones nos ayuda a que el riesgo de infección sea menos.

- En problemas que surjan en la boca como llagas en la boca o encía, ya que ayuda a curarlas.


Pero el uso sin control y de forma habitual de la clorhexidina puede provocar problemas graves de salud en nuestra boca.

A pesar de ser un producto altamente efectivo y que puede ayudarnos en patologías concretas, debemos hacer un uso controlado del mismo.

La clorhexidina no está exenta de efectos secundarios. Por eso su uso nunca puede ser generalista.


 - Tiñe los dientes. Un uso prolongado provoca que la lengua y el esmalte se oscurezcan.

 - Altera el sabor de los alimentos. Su utilización hace que el gusto se vuelva extraño.

Vamos a ver cómo hacer un uso correcto de la clorhexidina.

En el campo de la odontología, su uso es muy habitual en la boca para tratar aftas ( las famosas llagas bucales), lesiones o infecciones dada sus propiedades a diferentes concentraciones de principio activo.

Tiene una efectividad superior frente a otros agentes químicos demostrado científicamente.

Una ayuda para personas con problemas. Los enjuagues de clorhexidina son especialmente recomendados en los casos en que las personas, por diversos motivos, no hacen una adecuada higiene bucal.

Por ejemplo, las personas con deficiencias, los ancianos o personas que se presentan a la consulta con una carencia clara de costumbre de limpiarse los dientes.

En todos estos casos, antes y después de una intervención, se les recomienda los enjuagues para asegurarnos que se evitan las infecciones.

La clorhexidina se usa directamente del frasco a la boca.

La llevamos por la boca durante 30 segundos NO se mezcla con agua.

Escupimos la clorhexidina cuando ya la hemos pasado bien por nuestra boca y durante los 10 minutos posteriores no comeremos ni beberemos nada. También encontramos dentífricos con concentraciones de clorhexidina.

Se suele usar 2 veces al día.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

loading...