NOTICIAS

loading...

sábado, 26 de marzo de 2016

Sangre en el ano: causas

Presentar sangre en el ano, la cual suele observarse en el papel higiénico al limpiar la zona, en la materia fecal o en la parte interna del inodoro, es una condición que puede estar motivada por hacer un gran esfuerzo durante las deposiciones, pero también por afecciones o problemas de salud de mayor gravedad, desde condiciones que afectan únicamente al área ano-rectal hasta enfermedades que dañan los intestinos o el estómago. Es por ello que ante una hemorragia rectal frecuente e intensa, se debe acudir a consulta médica rápidamente y someterse a las revisiones y pruebas oportunas. El tratamiento a seguir se establecerá en cada caso en base al factor causante del problema y el cuadro de síntomas que presente el paciente. En ONsalus mostramos cuáles son todas las posibles causas de sangre en el ano, incidiendo detalladamente en aquellas que son más comunes.
    Índice
  1. Hemorroides
  2. Fisura anal
  3. Fístula perianal
  4. Prolapso rectal
  5. Afecciones intestinales
  6. Afecciones estomacales
  7. ¿Cuándo acudir el médico?
  • Hemorroides

    Una de las causas más comunes de encontrar sangre el ano es la presencia de hemorroides, las cuales son conocidas popularmente como almorranas. Estas son dilataciones de las venas en la zona anal que pueden aparecer por diversos motivos, desde el estreñimiento, estar mucho tiempo en una posición inadecuada, tener sobrepeso, estar embarazada o padecer determinadas patologías como la cirrosis hepática.
    Cuando aparecen, se caracterizan por ser protuberancias que pueden dar lugar a síntomas como dolor y prurito anal, secreciones en caso de hemorroides internas y sangrado durante la defecación, debido al esfuerzo realizado y a la presión que ejercen las heces sobre las mismas. Será necesario consultar al médico en caso de sangrado abundante y dolor intenso, pues es posible que se requieran fármacos coricosteroides, analgésicos o laxantes para curarlas. Así mismo, cuando el factor causante es el estreñimiento, es importante aumentar el consumo de fibra en la dieta, beber abundante agua, realizar ejercicio físico y utilizar ablandadores de heces.
    Solo en aquellos casos en los que los tratamientos médicos no den resultado, el médico valorará la opción de la cirugía para extirpar las hemorroides.
    Hemorroides
  • Fisura anal

    La fisura anal hace referencia a una herida o desgarro en el tejido mucoso del canal anal, la cual se produce en la mayoría de ocasiones debido a la gran presión y el daño que provoca la evacuación de heces grandes y duras cuando se padece de estreñimiento. No obstante, también puede ser consecuencia de diarreas prolongadas, hemorroides, el gran esfuerzo que la mujer ha realizado durante el parto o enfermedades como colitis ulcerosa, tuberculosis intestinal, enfermedad de Crohn, entre otras.
    Entre los síntomas más comunes de las fisuras anales, se encuentran las heces con sangre leve y de color rojo claro, lo cual puede verse al limpiarse después de la defecación; así como dolor cortante y agudo, picor y escozor en el ano y sensación de pesadez en el área rectal. A pesar de que puede desparecer de forma espontánea, si se sienten fuertes dolores se debe acudir al médico para iniciar el tratamiento adecuado, el cual puede incluir pomadas anestésicas, laxantes suaves, ablandadores de heces o inyecciones de toxina botulínica o cirugía para aquellos casos en los que las alternativas iniciales son insuficientes.
    Fisura anal
  • Fístula perianal

    Además de las anteriores, otra de las causas que puede implicar sangrar por el ano es la fístula perianal, una conducto anormal o absceso que se produce en la zona rectal y que acaba llenándose de pus y líquido, ocasionando importantes molestias a la persona afectada. En función de su localización, los síntomas pueden ser más o menos graves, pues es posible experimentar desde picores o escozor leves hasta fuertes e intensos dolores durante la defecación y varias horas después de esta. Además, las deposiciones pueden ir acompañadas de sangre roja brillante que también podrá observarse en el papel higiénico al limpiarse.
    El único tratamiento disponible para eliminar la fístula perianal de manera definitiva es la cirugía, pues es la forma eficaz de poder drenar el líquido de su interior y acabar con todas las molestias que provoque. Por ello, es fundamental acudir al médico con urgencia para evitar que la condición se agrave. Tras la intervención, será necesario cuidar la alimentación para no dar paso a condiciones como el estreñimiento que puedan afectar muy negativamente a la sanación de la herida o cicatriz.
    Fístula perianal
  • Prolapso rectal

    A pesar de que no es una condición muy común, el prolapso rectal también puede ser el causante de presentar una ligera sangre en el ano. Este sucede cuando el recto cae de su posición normal y desciende sobresaliendo por la abertura anal, lo que puede observarse como una especie de masa rojiza (revestimiento interno del recto) saliente tras la deposición.
    La gran mayoría de casos de prolapso rectal se encuentran entre niños menores de 6 años, personas de edad avanzada y mujeres a las que le han tenido que hacer una episiotomía durante el parto, que es un corte quirúrgico en el perineo con el fin de ampliar la abertura vaginal. Además del sangrado que se puede presentar, es común la incontinencia de heces y gases. Para su tratamiento, el médico valorará el grado de gravedad del prolapso y puede optar por una reparación de los esfínteres anales y el suelo pélvico, una extirpación o una reparación interna mediante una laparoscopia.
    Prolapso rectal
  • Afecciones intestinales

    Aparte de las condiciones ano-rectales mencionadas anteriormente, hay determinadas afecciones o enfermedades intestinales que también pueden ser las causantes de la emisión de sangre por el ano, así como del cambio en el color normal de las heces presentándose estas con un color marrón rojizo o con sangre roja brillante. A continuación, detallamos cuáles son las más frecuentes:
    • Enfermedad de Crohn.
    • Colitis ulcerosa.
    • Diverticulosis o diverticulitis.
    • Pólipos en el intestino.
    • Infecciones intestinales, ocasionadas por parásitos o bacterias.
    • Cáncer de colon o cáncer de intestino delgado.
    • Isquemia intestinal (interrupción de la circulación sanguínea en una parte de los intestinos).
    Todas estas afecciones deben ser tratadas médicamente lo más rápido posible para evitar que los síntomas empeoren y la salud del afectado corra peligro.
    Afecciones intestinales
  • Afecciones estomacales

    Por último, observar sangre al limpiarse el ano tras la deposición o la evacuación de heces oscuras e incluso con una coloración negra, pueden indicar el padecimiento de una afección o enfermedad en el estómago, como las que se especifican seguidamente:
    • Úlcera gástrica o duodenal.
    • Gastritis.
    • Presencia de varices en el estómago o esofagitis.
    • Hernia de hiato.
    Afecciones estomacales
  • ¿Cuándo acudir el médico?

    Es fundamental acudir al médico en caso de presentar sangrado anal continuo y frecuente, pues es necesario identificar cuál es la causa exacta de la hemorragia e iniciar el tratamiento adecuado en función del factor originario. Además, debe ser motivo de urgencia la hemorragia rectal acompañada de otros síntomas como dolores abdominales intensos, fiebre, malestar general, palidez, sudores fríos o mareos.
    Por otra parte, también se debe tener en cuenta que hay casos en los que el sangrado anal es muy leve y puntal, como por ejemplo después de una deposición en la que se ha realizado mucha fuerza; esta situación concreta no es alarmante y no hay motivo por el que preocuparse a no ser que sea algo que ocurre con frecuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario